lunes, 13 de julio de 2009

El Aperitivo

Si hay alguna adicción que yo tenga, es al pisco sour. Eso sí, sólo cuando mis finanzas me lo permiten. Y lo he dicho miles de veces: “no porque viva sola, voy a llevar una vida triste y SECA”. Por lo tanto, en mi casita no falta mi copete sabatino o dominical.

Acá en mi trabajo tengo una colega que es muy amiga mía. Se llama Jenny. Ella no es muy buena para el copete, y nunca toma algún aperitivo en su casa. Una vez fuimos a comer comida china y nos tomamos un pisco sour, y aunque comimos después, igual salimos del local medio caramboliadas.

El otro día, justo cerca de la hora de colación. Vino a mi oficina mi amiga y me dijo: “¿Ange, tomémonos un copete?” ¿¿¿qué??? “¿compremos una botella de pisco sour?”. Yo que para algunas cosas no soy na de rogá, ni lo pensé y dije altiro que bueno. Y fue mi amiga al negocio y compró una botella de Campanario Sour. Lo traía heladito que de mirarlo se me hacía agua la boca. “Pero no tenemos copas” no importa poh –le dije yo- tomemos en taza. Así que vertimos el gélido líquido en las tazas e hicimos un brindis. Estábamos en mi oficina. Yo trabajo sola y nadie viene a interrumpir mis labores. Así que, echamos llave a la puerta y comenzamos la tomatera, perdón comenzamos con el aperitivo. Mi amiga compró además, unas papitas fritas e iniciamos la charla. Ligerito empezaron a asomar las risillas de nada. La alegría nos invadió y comenzamos a reírnos de nuestras locuras. Mi amiga me dijo dejemos la mitad para mañana, pero mañana va a estar a temperatura ambiente y no es lo mismo. Así que entre risas y sonrisas nos tomamos la botella completita.

Nunca había hecho algo así en la hora de colación, y me gustó. Porque como hacía tanto frío ligerito se nos entibiaron las manos y se nos calentaron los pies. Mi amiga que estaba medio bajoneada ese día, se sintió mucho mejor y se fue de mi oficina riéndose solita. Hasta me preguntó si luego que se fue de mi ofi, me seguí riendo sola, porque desde la escala se escuchaban mis risas (y la escala que digamos no está al lado de mi oficina).

Bueno el caso es que unos días después volvimos a repetir la hazaña. Y el viernes pasado, me dijo la Jenny: “pero ahora vamos las dos al negocio porque a mí me da vergüenza ir sola”. Bueno... vamos. Parece que no es normal comprar pisco sour a medio día (más encima heladito como lo pedí) porque el encargado del negocio empezó a bromear buscando qué santoral era hoy que nosotras íbamos a celebrar. “San último día" dijo el caballero, entonces le sonrío y le digo: “San Viernes”, esa es la única razón para celebrar (y los viernes para mí hace un año son muy queridos y esperados, debido a que nos dan nuestro “abono” semanal de sueldo). Por lo tanto, no faltaban más razones para celebrar con mi amiga. Pero esta vez con tan mala cuea que una amiga de mi amiga la andaba buscando, entonces me dice mi amiga que salga y le diga que ella no está. Salgo entonces a encontrarme con su amiga (fuera de la ofi porque sobre mi escritorio teníamos las tazas con el copete esperándonos). La amiga de mi amiga justo venía acompañada de un colega de trabajo, el que me ve y se acerca a saludarme con un beso (cosa que nunca hace), y peor todavía, va y me abraza diciéndome: “hace tiempo que no nos veíamos” (cosa más extraña aún porque jamás me había abrazado) y yo, tratando de abrir mi boca los menos posible porque ya llevaba media taza de pisco sour en el buche... jajajá. Luego se acerca la amiga de mi amiga y también me saluda de beso... yo, obvio de lejitos no más les hablaba. Hasta que finalmente se fueron. Y como ya sabemos que mi oficina tiene un eco espantoso tuvimos que reírnos con la Jenny debajo del escritorio. Todo por culpa del Campanario Sour, del viernes y del frío.

Menos mal que después de comer y tomar. Nos tomamos una buena taza de café. Nos lavamos los dientes y nos pusimos a masticar chicle. Espero que los que se acercaron después a mí, no me hayan sentido algún olorcillo delator, porque seguro este viernes nos tomaremos otra botella de Campanario con mi amiga.

Lo único malo de todo esto, es que cuando me pongo a trabajar no hay caso, las letras se mandan solas y me cuesta un mundo pa hacer que se ordenen en fila (¡¡chis!! ¡ni que se copetiaran con nosotras!).

24 comentarios:

yraya dijo...

Pues eso son los pequeños placeres que nos hacen ver, que estamos en este mundo no solo para currar.
Cuando te leía, me reía de la situación.
Te he conocido por el amigo Genin.
Seguiré pasando po aquí.
Un saludo y un brindis.

Pelayo Leopoldo dijo...

Pero si no hay nada mas bueno que un sour para capear el frío.Aparte de que esos "gradito"nos ponen más buenos para la conversa.
Ojo,tiene que ser con un picadillo para que no "pille".


Salud mi querida amiga

Evan dijo...

Siempre me quedaba con la duda de que era el pisco sour, que tantas veces lo escuché en la novelas chilenas. Ahora lo sé gracias a vos!

Me río de imaginarte con tu amiga empinando el codo en el trabajo jaja.

Chin chin!!!

Besos An!

Adolfo Payés dijo...

Es un derecho muy merecido.. y vaya que si.


Un placer leerte siempre.

Saludos fraternos con cariño
besos
Un abrazo

Ani dijo...

Ohhhhhhh!!!!! he quedado más que sorprendida con tu media hazaña jajajajajaa.. Qué estas agrandada!!!!!! mira que tomando un pisquito para entrar en calor y celebrar San Viernes.. claro y después culpas a las letras que se mandan sola jajajajajaja.. eres muy patúa...

Un abrazo!

Abuela Ciber dijo...

Que rico!!!!
Yo lo tomé recien preparado en Perú con canela arriba de la espumita!!!!

Que cabezón que es!!!!!

Ja ja entiendo que las letras bailen para mi hasta cantarían ja ja!!!!

Cariños

TORO SALVAJE dijo...

Jaajajjajajajajjajaa, os imagino y me muero de risa.

Muy bien.

Besos.

João Videira Santos dijo...

De copete en copete, las palabras y uno post muy interessante!

Alvaro en OZ dijo...

oye, pero por que mejor se lo toman fuera del horario de trabajo, creo que por darse un gustito podrían estar arriesgando la pega, o no? Así se lo toman más tranquilas y se rien todo lo que quieran de buena gana

Saludos !!

Ricardo Tribin dijo...

Querida Angelica.

Episco sour y demas bebidas similares entusiasman al comienzo y luego..... deprimen y confuden.

Un abrazo inmenso

Albino dijo...

Cuando yo vivi en Chile, y ya pasaron algunos años, uno de mis "amores" fue el Pisco sour. Lo descubri en el primer coctel en el que estuve y casi me convierto en un adicto, poruqe por razones de mi puesto periodistico, tenía casi un coctel diario. Mientras otros liquidaban el whisky, que no me gusta demasaiado, yo siempre buscaba viestra bebida nacional que, afortunadamente, tambien encuentro en España acudiendo a tiendas de "delicatessen" donde venden pisco. El resto lo preparo en casa porque tuve tiempo de sobra para aprenderlo.
Un beso

PIER BIONNIVELLS dijo...

HAYY.. Picarona.. comoe estamos guapisima..
Como te lo pasas!!
Hasta me ha dado mi ganitas de tomarme una copita contigo..
ains.. pillinas.. jajaja.. que risas,,
Asi me gusta amiga. que lo pases bien y que disfrutes esas copitas heladitas.. jaja..
Buen miercoles.
Te dejo abrazos,

Miguel (Literato) dijo...

AHHHH Bueeeeeeeeee

Mirá vosssssssss
jjajajajajaja


No te tenía así con el Pisco amiga chilena jajjaja

Después de todo la vida es una sola che, y ¡¿qué mejor que disfrutarla como sale?!. Mirá si no es lindo que a vos te queda ese tipo de anécdotas para colgarlas acá, en tú blog :)

Beso.

Me gustó la anécdota.

Miguel (Literato) dijo...

¡AH! y pasé por tú blog, ¿visteee?


:)

Pamela dijo...

ES que el Campanario es de lo mejor amiga. Pero ojo que no te pillen no más. Aunque el sabor del peligro es lo mejor ¿no?

No, la torta no la hice yo, era super pro, y estaba muy rica.!

Unmasked (sin caretas) dijo...

A los chilenos les encanta el pisco sour :) si no lo sabre yo.

Un beso grande, venia a ver que habia por aqui de nuevo

Petra

MNB dijo...

Hola, niña:
Pasa por mi blog. Te dejé un regalito y anda con harto pisco sour.

Besos.

Genín dijo...

jajajajaja Que lástima que estemos tan lejos, de lo contrario te acompañaría porque a mi el Pisco, me encanta y lo íbamos a pasar genial.
Buena idea que me avisaras porque el Reader no me avisó de tu entrada nueva, lo copio de nuevo, haber si la próxima vez se porta bien!
Besos y salud

Ricardo Tribin dijo...

Querida Angelica,

El Jueves estuve en una celebracion de la independencia del Peru y adivina cual era la bebida mas apetecida: El pisco sour.

Un beso..

Adolfo Payés dijo...

Un gusto leerte siempre.. por ahora no he podido dedicar el tiempo necesario para comentar, me encuentro fuera de casa, pero hoy deje el espacio para comentar...

Saludos fraternos
Un abrazo
Perdón por mi ausencia

kurotashio dijo...

Más allá de las aventuras y proezas que se viven para encontrar el momento exacto de descanso, relajo y conversación obligada, dan cuenta que nunca es tarde para sentarse algún dia a conversar contigo :)

p.d: Detalle, yo no tomo Pisco Sour XD, con suerte tecito :B

Genín dijo...

Que tramposa, yo ya comenté aquí!...jajaja
Besos y salud

Abuela Ciber dijo...

Cariños y buen dia del amigo, aunque para mi son todos los días, porque al amigo hay que saberlo cuidar y apreciar día a día.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

No soy de aperitivos...aunque si me ofrecen uno, no voy a decir que no. Igual, a veces cuesta...recuerdo que, para Fiestas Patrias, en algunas partes ya están con el asadito mientras uno trabaja y me ofrecen un vaso de chicha...obligado a decir que no.

No soy quién para decirte lo que tienes que hacer en la pega o no, pero no se me había pasado por la cabeza que te tentaras con unos cuantos pisco sour en medio de la pega, jaja. Váyale con cuidado, no más.

Saludos afectuosos, de corazón.