domingo, 7 de junio de 2009

Volver a querer


El otro día, leyendo el blog de Evan vi esta premisa:

“No quiero volver a querer sin que me quieran”.
“Por favor no permitas que vuelva a equivocarme”.

Cuando la leí, me sentí interpretada. La frase se acomoda a lo que pienso. Nadie quiere querer sin que lo correspondan, pero muchas veces sucede. O es que algunos entregamos más que otros y a nosotros nos parece que no nos quieren, cuando en realidad si nos quieren, pero de otra manera. Con otra forma de demostrarlo. No todos somos iguales. Algunos somos más cariñosos y cálidos que otros. Hay personas más frías en sus demostraciones de afecto y no por eso no quieren. Esas personas también sienten amor, sólo que son más reservados al expresarlo. Tengo un amigo que dice que el amor no se condiciona, ni se exige. Y quizá ahí está el meollo del asunto. Quizá seamos tan exigentes con el otro (y con nosotros mismos) que no percibimos su entrega. Y para lo que a nosotros no nos significa nada, para el otro talvez sea demasiado. A lo mejor tenemos que sacar el pie del acelerador y dosificar un poco nuestro sentimiento, pero… eso sería perder parte de nuestra esencia, por lo tanto, en mi caso, prefiero amar y entregarlo todo, a recriminarme después porque no entregué lo suficiente. Más vale perder, entregando lo mejor de sí y quedarse con el sentimiento de haber dado todo, a quedarse con la frustración, el remordimiento y la duda de si hubiese entregado más, quizá las cosas habrían sido distintas.

“No permitas que vuelva a equivocarme”, y ¿si no nos equivocamos cómo sabremos cuando hemos amado? El miedo a equivocarnos puede hacer que dejemos pasar, o no veamos, ni descubramos a esa persona cuando llegue. Hay que perder el miedo. Y aunque no nos correspondan de la misma manera, hay que intentarlo. Es tan lindo amar. Es tan rico sentir esas sensaciones que llenan el alma de gozo y alegría. Es rico sentir que el corazón se te escapa del pecho cuando piensas en esa persona amada. Es delicioso sentir que hay alguien que piensa en ti. Después de todo… ¿para qué estamos en este mundo sino para amar?

Esta canción interpreta la belleza del amor.

Amarte así

Amarte así, es vivir un sueño eterno junto a ti.
Es confiarle al universo este milagro de sentir,
Amarte así.

Amarte así, entregándome al destino que elegí,
Y que estés en mi camino y yo en el tuyo y compartir,
Amarte así.

Así… hasta morir, hasta el fondo de mi alma amarte así,
Así, hasta morir, ni la eternidad me alcanza
Para agradecer que hoy puedo amarte así.

Amarte así, es sentir que el infinito late en mí,
Y es testigo de este inmenso amor que hoy siento para ti
Amarte así.

Así… hasta morir, hasta el fin de la esperanza amarte así,
Así, hasta morir, ni la eternidad me alcanza para agradecer que hoy puedo amarte.
Hasta fundirme en este amor, hasta llenarte el corazón, amarte así.
Y amarte así…

Alejandro Lerner

11 comentarios:

MNB dijo...

Hola, Angélica:

Hay mucha verdad en lo que dices...

Me encanta la canción.

El video es excelente, muy tiernucho.
Gracias por el abrazo.

Besos.

RECOMENZAR dijo...

Mi querida Evan... Lo lei..y bueno yo tamoco quiero equivocarme y si nos equivocamos volvemos a renovarnos recomenzando. Y asi seguimos viviendo


Gracias por tu comment maravilloso te felicito por tu libertad de pesnsamiento

TORO SALVAJE dijo...

He llegado a la conclusión de que para amar hay que dejar la razón de lado, y si te sale bien pues bien, y si no a sufrir toca.
No se puede estar calculando.

Besos.

Daniel Rico dijo...

Yo creo que queremos ser esepcionales en un universo de regularidades existenciales, saber que alguien nos quiere nos confirma. Si nadie nos quiere sentimos que nuestra existencia esta en entredicho.

muy bueno tu sitio, saludos.

Evan dijo...

Ay Angélica que lindo te salió este post disparado por dos frases mías :)

La verdad, que en estos momentos estoy cobarde, tengo miedo a volver a sufrir... por coincido totalmente con vos, es tan lindo amar, pero también... es tan doloroso no ser correspondido! A eso es a lo que le huyo.

Me encanta tu nuevo blog!!

Besitos, Angélica!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Y lo mismo estuve pensando hasta hace un tiempo atrás...por eso es que no me animaba a dar pasos de conquista porque ya mi corazón estaba demasiado agrietado.

Suelo ser bastante demostrativo de cariño...demasiado, quizás; y eso no parece cuajar mucho en los tiempos de la prisa...al menos, eso creía yo hasta que la conocí y nos fuimos adaptando a nuestros ritmos.

Cuando el amor es verdadero, claro que no hay condición ni exigencia...sólo hay que saber leer el lenguaje particular del otro en expresarlo. Y conmigo, tenerme paciencia porque no suelo sacar el pie del acelerador.

Hay una canción de Dyango que dice "pero es mejor querer y después perder que nunca haber querido"...nada más cierto. Por cierto, hermosa esa canción de Lerner...en algún momento de karaoke la voy a sacar a escena.

Saludos afectuosos, de corazón.

 kotto dijo...

me encanta el tema ... creo que me interpreta plenamente

bellota_b dijo...

Me encanta Lernerrrr y toda su melodía.
Sobre amores inconclusos,miedos a entregarse ,es una tranca que no hay que permitirse en la vida.
Iaaaaa????...

cariñuss y gracias por ir a mi antro.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querida Angelica.

La cancion es hermosa y el amor bellisimo.

Coincido en que el mismo necesita del suave aroma de la reciprocidad para que sea mas bello y mas sentido.

Un beso

Ipnauj dijo...

Cuando ambos aman, se siente una explosión.

Un gran saludo.

Ani dijo...

Amores a medias..? yo tengo uno!!!!! pero filo, igual lo disfruto esos pequeños momentos que compartimos ;)

Tu post tiene mucho de cierto..demasiado.. casi casi... me sentí tocada...pero no es mi caso jajajajajajaja

Un abrazo!!!!


ésta es otra cuenta de correo, por eso, al hacer click en el perfil no lleva a nada y mejor te comenté ahora, si no, después me olvido.. lo sé.. soy una cabeza de pollo, olvidadiza