jueves, 11 de junio de 2009

Volver a empezar

“Una muchacha camina por la orilla de la playa. Bajo sus pies desnudos siente la fría arena humedecida. La brisa marina la envuelve. Es un día de sol. Las gaviotas graznan y aletean a su paso, y de tanto en tanto, corren tras las olas buscado su alimento. El oleaje está calmo a esas horas de la mañana. Las olas rompen y se recogen apacibles y silenciosas. La espuma blanca se pierde en la arena, bajo las patas de las gaviotas y bajo los pies de ella. Hay olor a mar, a conchas, a peces. Un perro juguetéa con el mar. Ladra a las olas cuando quieren alcanzarlo y corre tras ellas gruñendo cuando éstas se alejan. La muchacha se detiene en un roquerío. Sube y escala unas cuantas rocas. Se instala sobre una de ellas, la que está más cerca del mar. Sentada en la roca, el sol le acaricia la espalda. Mira hacia el horizonte. Se siente tranquila. El mar consigue calmar sus emociones. La quietud de las olas le sosiega el alma. Bajo sus pies hay una pequeña poza. La muchacha baja su pie hasta tocar el agua fría. Al contacto del agua y la piel, se ha desencadenado un torbellino de arena. Ya no se ve la punta del pie. Se ha hundido en la arena dorada. El agua se ha vuelto turbia. Ella observa… y espera a que la arena se asiente y pueda volver a ver su pie hundido en la mar. El agua se torna transparente lentamente…”

Así, ha pasado en mi vida en estos últimos cinco meses. El torbellino lo ha revuelto todo y ha desencadenado un desequilibrio y una inestabilidad mental y emocional.

Un año de problemas laborales, van minando el espíritu, pero ¿Qué importa si tienes una familia que te ayuda, que te apoya y que te acoge? Pero las familias también tienen sus quiebres, y ha ocurrido una explosión de sentimientos. Mi hermano se ha ido a vivir con su polola. Mi tía se ha quedado sola con su egoísmo. Y yo, por rebote, me he sentido sola y afectada por la situación. Todo se revolvió como un rompecabezas. O mejor dicho, como un juego de jumanji, donde ha aparecido una selva llena de animales salvajes.

He perdido el deseo de escribir. He olvidado mi afición por la lectura, los bordados y los tejidos. He extraviado mi pasión por la fotografía. Y hasta, he olvidado lo feliz que me sentía en mi casa, con mis niños, con mis flores y mis cosas. Todo se revolvió en el rompecabezas y recién ahora, tras cinco meses de tristezas, de sueño perdido, de pesadillas recurrentes, de preocupaciones… recién ahora, las aguas comienzan a relajarse y todo empieza a reordenarse, a readaptarse, a reconstruirse… y vuelvo a sentir que tomo con mano firme, el timón de mi vida. Y poco a poco, empiezo a estabilizarme, a equilibrarme… y con ello, empiezo a salir del letargo, y vuelvo a sentir que la vida es linda y que soy feliz, aunque hayan pasado muchas cosas, buenas y malas. Lágrimas que brotaron de muchos ojos, palabras y consejos que se escucharon de muchas bocas. Abrazos que se sintieron de muchas personas. Y finalmente, el tiempo ha hecho su parte también. Me caí, y ahora vuelvo a levantarme. Esto es la vida. Se cae fácilmente y se levanta lentamente, como las olas del mar, que rompen, rugen y golpean… y se recogen suave, lento y silencioso.

Estoy tranquila. Ésa es la razón por la que he reabierto mi blog. He vuelto a sentir alegría por los días. He vuelto a cantar por las calles con el pendrive conectado a mis oídos, escuchando las mismas canciones cebollentas a las que ya no les sentía el gusto. He sentido el deleite de los días viernes. He acariciado al Horacio con ternura, he besado a la Ambrosia con dulzura. He acompañado a mi tía con esperanza. He abrazado a mi hermano con ilusión. He sentido que vuelvo a estar viva, y que quiero seguir contándoles las historias y aventuras de la Señorita Angélica…

15 comentarios:

Poetiza dijo...

Amiga, todo pasa, ahora despues de la oscuridad ves el sol, pero el sol siempre estuvo ahi. Poco a poco lo lograras del todo. Me alegra volverte a leer, aunque siempre supe que estabas aqui. Y me da mucho gusto que no olvidaras mis rincones. Es parte de la vida todo lo que nos pasa y debemos aceptar y seguir adelante, cada dia es diferente pero el alma adolorida todo lo ve gris. Que alegria que ya estes mejor y poco a poco amiga, saldremos del pozo. Te dejo un fuerte abrazo y mi beso amistoso desde Monterrey, cuidate mucho.

TORO SALVAJE dijo...

Que alegría me da saber de que has salido de ese pozo Angélica.
Cada vez los días serán mejores.
Verás como si.

Besos.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Después de lo malo, siempre viene lo bueno. Animo y todo irá mejor a partir de ahora. Un beso.

Ani dijo...

Me alegro montones que éstes saliendo, reviviendo.. y no te preocupes, siempre en algún minuto de nuestras vidas sentimos el decantar de todo, las ganas olvidadas, hasta que finalmente, de a poco, vamos encontrando el equilibrio...


Un abrazo

Pamela dijo...

Querida Angélica :: Es una gran alegría tenerte de vuelta en el mundo bloggero, por que eso significa que estás superando una etapa de desencanto, como tu misma dices: la vida es bella , siempre, aún cuando se ponga oscura y tenebrosa. Felicitaciones !!

Pelayo Leopoldo dijo...

Angélica has renacido como el ave Fénix;llegaste con mucha energía,ojalá por mucho tiempo,y así poder disfrutar de tus entretenidos relatos.
Un abrazo

Poetiza dijo...

Aqui estoy de nuevo amiga, para dejarte saludos y fuerte abrazo a la distancia, besos y cuidate mucho.

Alvaro en OZ dijo...

espero que después de tanta tempestad aparezca un inmenso arcoiris, con mucha luz para ti


saludos !!!

Adolfo Payés dijo...

Por aquí visitándote.. un gusto haber encontrado tu blog..

espero regresar a leerte, me gusta mucho tu forma de escribir..

saludos fraternos con cariño
un abrazo

besos
que tengas un buen fin de semana

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Las primeras líneas las sentí como una extensión de tu vida. Por lo general, las reingenierías vienen de improviso aunque las queramos planificar...y ese fue el proceso que viviste en su tramo más difícil.

De todos modos, nuestro oficio de escritores o cronistas es algo que puede apagarse por un tiempo, mas no por siempre...aunque no se sienta la llama, hay historias que se acumulan para salir cuando sea necesario.

Con eso de caer y levantarse me recordaste a un libro que he terminado de leer y del cual espero, prontamente, hacer un escrito al respecto. Saludos afectuosos, de corazón...y aunque te lo dije antes, un agrado tenerte de vuelta.

Carlos dijo...

...me alegra tu regreso amiga.
No hay mal que dure cien años y te lo digo por experiencia.

De esta vida, lo único que nos queda al final es el amor de la familia ;)

Besos.

Cristian dijo...

Una alegría encontrarla por acá; veo que tendré que cambiar los links y los feeds... :-)

Creo que esto de escribir no se puede dejar aunque uno quiera. ¡Veo que a ti te pasa también!

Un saludo, y nos estamos leyendo.

Mónica dijo...

Hola angélica, espero y te deseo de corazón que todo pase.

te mando un beso.

 kotto dijo...

Srta Angelica... la vida es un ir y venir, aveces estamos arriba y otras caemos... lo importante es que no te rindas, y que aquellas lagrimás que alguna vez te impidieron ver con claridad... que no te impidan ver las estrellas...

un beso , un abrazo cariñoso

pato dijo...

A veces tenemos que pasar algunas cosas desagradables para darnos cuenta de lo que somoa capaces de hacer. Pues que alegría que vuelvas !
Te extrañabamos.