martes, 4 de agosto de 2009

Las cadenas

Si hay algo que me apesta, es recibir correo “chatarra” en mi casilla. Llámese chatarra a todo lo que sea chistes, reenvíos de otros correos, presentaciones y cadenas. De partida me gustan los correos personalizados. Eso significa que quiero que sea sólo para mí y no para un montón de gente. Los chistes no me causan mucha gracia, así que ni siquiera los abro. Esos mensajes, los suprimo inmediatamente sin tomarme la molestia de leerlos antes de eliminarlos. Las presentaciones algunas las abro, depende de quien vengan, porque mis amistades más cercanas ya saben lo que me gusta y no me gusta. Por lo tanto, cuando me llegan sé que son imágenes de paisajes, naturaleza o animales. Pero lo que más odio de todo esto, son las famosas “cadenas”. Me cargan, y aunque algunas las abro por casualidad (cuando vienen encubiertas) las rompo todas. Jamás las sigo. Ni siquiera cuando me amenazan con que me voy a morir si no las envío en los próximos cinco minutos a determinada cantidad de personas. Tampoco creo en los milagros (de ese tipo).

Pero hoy. Llegó un correo que abrí no sé porqué. Talvez se me fue el mouse y lo pinché sin querer. La cosa es que lo abrí y comencé a leer:

“Una mañana, el marido vuelve a su cabaña después de varias horas de pesca y decide dormir la siesta. Aunque no conoce bien el Lago, la mujer, decide salir en la lancha. Se mete Lago adentro, ancla y lee un libro.

Viene el guardián en su lancha, se acerca a la mujer y le dice:

-Buenos días señora ¿qué está haciendo?

-Leyendo un libro-responde ella (pensando ¿no es obvio?)

-Está en zona restringida para pescar –le informa él.

-Disculpe oficial, pero no estoy pescando, estoy leyendo.

-Si, pero tiene todo el equipo. Por lo que veo, podría empezar en cualquier momento. Tendré que llevarla y detenerla.

-Si hace eso, lo tendré que acusar de abuso sexual –dice la mujer.

-Pero ¡ni siquiera la toqué! –dice el guarda.

-Es cierto… pero tiene todo el equipo. Por lo que veo, podría empezar en cualquier momento.

-Disculpe, que tenga un buen día señora. Y se fue".

Moraleja:

Nunca discutas con una mujer que lee… Sabe pensar.

Envía esto a mujeres que sean pensantes… y a los hombres que sean capaces de reconocer esa inteligencia. Si recibes este e-mail, es que eres inteligente.

Por corto que sea el camino… quien pisa fuerte, deja huella.

Me gustó, por eso lo comparto con ustedes.

Yo leo, no tanto como quisiera, pero me he topado con más de algún hombre que ha querido ponerme el pie encima. Claro que no sabían con la chichita que se curaban, porque a mí no me calla nadie. Es más, mi amiga Pao siempre dice que soy Jalisco Zapata, si no gana, empata! Y como diría Genín “¡¡Niña tú quedas arriba como el aceite!!”

16 comentarios:

...flor deshilvanada dijo...

Claro, porque importa la calidad no la cantidad.

Yo también detesto las cadenas y hago como vos, las elimino.

Me encanta leer y ahora he retomado mi habito, me ha hecho tanto bien...

Un beso Ang!

Conversaciones de todo dijo...

Ami también memoleta la gadena de correo, también lal leo, alguna vece laleo.
Angelica tevito ami nuevo blog, se llama El Ostino Deseperante.

Conversaciones de todo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
TORO SALVAJE dijo...

Yo no abro ningún correo de nadie que no conozca.
Y aunque los conozca si son cadenas, mensajes en power point o similares tampoco los miro.
Estoy harto de tanta tontería.

Besos.

markin dijo...

Siempre hay un modo, si estàs preparado.

Por eso día a día tyratamosde hacrenos mejores, para eso momentos, que aunque son logros menores, son avances.

***

Sè que entre el estiércol, puede hallarse una perla... igual que en las cedenas, algo hay por rescatar. aunque resulte esocntrar joyitas como esta.

Chau.

Adolfo Payés dijo...

Me gusto tu articulo. pero sobre todo tu reflexión.. vale y mucho, eso es lo que mas importa. tu esencia de mujer..
BRAVO por ser lo que eres..

Saludos fraternos
Un abrazo

Cristian dijo...

Detesto las cadenas. Jamás las reenvio. Por lo menos han servido para que mi mamá aprenda a usar bien su correo... :-)

Saludos!

Genín dijo...

Hay de todo, incluso hasta cadenas que si se prescinde de que son cadenas e incluso no las reenvías, algunas son cosas muy simpáticas.
Especialmente a mi me cargan esas que te dicen como tienes que hacer para ser supefeliz, me dan hasta vómitos, se me revuelve el estómago y me repatean el hígado.
Pero, en general, estoy de acuerdo contigo.
Besos y salud

 kotto dijo...

jajajajajaja esta buenisimo...

Poetiza dijo...

Es una buena moraleja. Me gusto la historia. Te dejo un beso, cuidate.

yraya dijo...

Mucha ironía en el mail, jajaja.
Yo odio este tipo de correo, que si angelitos, que si santos, que si la suerte, bla,bla,bla.
La gente no sé da cuenta que este tipo de correos son los que se rastrean, que son un tipo de negocios, gente que se dedica a ello y cobra, vamos dinerito fácil, puaf, me aburren.
Un besito

webero dijo...

son odiosas,,, pero no solo por mail,, tambien a los celulares llegan propaganda basura,,

deberian demandarlos por fastidiar a los usuarios,,,

saludos,,

Miguel dijo...

Al principio de los tiempos a mí me pasaba lo mismo. Odiaba las cadenas, todas las pavadas publicitarias y me sumaba a las campañas antispam. Pero noté algo. Mientras más me molestaban esas cosas de peor humor me ponía y por más que hiciera eso no lograba aún evadirme de esos correos molestos. Entonces tomé decisiones. Primero, un buen servidor de correo, a saber GMAIL (jamás usar Yahoo! o Hotmail como correos principales, son centros de basura). Segundo, un activar los filtros antispam del mismo correo. Tercero usar un cliente de correo, o sea no leer mis correos desde la web sino utilizando un programa. Yo uso Thunderbird que a mi juicio es el mejor, pero hay otros como Outlook, por ejemplo. Y por último crear reglas de mensajes en el cliente de correo de manera que automáticamente filtre lo que es basura de lo que no y yo solamente ver lo que me interese.

Desde que opté por ese sistema, jamás recibo basura, y si se filtra entonces creo una nueva regla de filtrado en el cliente de correo y listo. No pasará por segunda vez.

Bueno, un gusto pasar por su blog señorita Angélica y baje los decibeles que le saldrá una úlcera jajaj

Beso.

Carlos dijo...

Me gustó el mailcito.
Tu sabes que no envío correos, y si lo hago, es porque es bueno, así que no lo borrarás, por si acaso ;)

Hablando del temita, te recomiendo la peli: 'Las mujeres arriba' con Penélope Cruz, te va a gustar Angie.

Besote cariño!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Hay veces en que tengo que enviar correos múltiples pero no lo hago como cadena, sino que para informar a mis contactos de algo. Pero de las cadenas que recibo, las borro de inmediato.

Buena la historia...si vamos a empezar a suponer cosas, que sea tupido y parejo. Y me consta, por lo que te he leído y lo que hemos conversado, que para nada eres de las que se deja llevar.

Por cierto, hace unos días salía en un diario que cerca del 90% del correo que recibimos es Spam. Saludos afectuosos, de corazón.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Angélica...

Estoy de acuerdo, tantos correos de cadena nos abruman y aburren, pero en medio de todo algo bueno llegará, lo importante es saber escoger.

Este que hoy nos compartes está muy interesante y tiene un claro mensaje que nos hace pensar y recapacitar.

Abrazos.